Carta Sebastián

EXPERIENCIA DE UN PASANTE EN EL H.BUFETE JURÍDICO GRATUITO SOCIAL, A.C.

Primero que nada agradezco la oportunidad que se me ha dado de compartir la experiencia vivida en mi práctica profesional en el Bufete Jurídico Gratuito Social, A.C.

He estado trabajando en esta institución ya por más de un año y es prácticamente inefable todo lo que he aprendido.

La experiencia que se adquiere en el bufete es extraordinaria ya que aprendes porque aprendes. No sólo aprendes a llevar un juicio desde la elaboración de la demanda hasta la sentencia que causa ejecutoria (y hasta el amparo directo, si es necesario), sino que adquieres el conocimiento universal del litigio, desde cómo tratar a un cliente hasta cómo pedir un expediente. Es decir, la formación que se adquiere en el bufete además de teórica es eminentemente práctica, la  y  –utilizando la tradición griega- forman una perfecta .

El legado que me ha dejado el bufete es muy grande, me ha introducido al mundo del litigio de una manera verdaderamente agradable ya que he adquirido valiosos conocimientos para resolver muchos de los problemas prácticos a los que se enfrenta cualquier abogado en su experiencia profesional.

Yo estuve trabajando anteriormente en otro despacho de litigio y puedo señalar con todo conocimiento de causa que en esta institución es donde más aprendes y donde más disfrutas trabajar. En otros despachos de litigio el pasante es visto como un objeto, como una más de las máquinas que para lo único que sirve es para copiar acuerdos y checar el boletín judicial. De las cuestiones más valiosas que se encuentran en el bufete es que el pasante es visto no como un objeto más, sino como un sujeto al cual se le forma en el mundo del litigio, ya no es tratado como un medio, sino como un fin, es en suma, comprehendido como una persona. Por este motivo, los abogados del despacho se preocupan verdaderamente por la evolución profesional de los pasantes, aconsejándolos, revisándoles los escritos y formándolos para su vida práctica.

En el bufete no sólo te perfeccionas profesionalmente, sino que mejoras interiormente, es decir, humanamente. Esto sucede ya que vives los casos directamente, te encuentras con los problemas de manera frontal por lo que asumes la responsabilidad de llevar el caso con la mejor diligencia y lo mejor que puedes. Sabes que si haces algo mal puedes traicionar la confianza que se ha depositado en ti. Tal vez económicamente las personas a las cuales ayudas no te aporten nada; sin embargo, al final lo más importante en la vida no es ganar mucho dinero, sino que de las cosas más trascendentales, es poder ayudar a quienes lo necesitan y qué mejor que lo puedas hacer donde se encuentra tu vocación que es la abogacía.

Lo que me resta decir, es muchas gracias a la Lic. Guadalupe Santos Galindo (Pituca), a todos los abogados y compañeros de trabajo por esta gran experiencia que he vivido y espero que esta institución permanezca siempre ayudando a la gente y sembrando los abogados del mañana.

José Sebastián Gómez Sámano

Share this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *